Nº 2 — Remembranzas – MARADONA Y ALCÁZAR
Cartel firmado por Diego Armando Maradona.

Nº 2 — Remembranzas – MARADONA Y ALCÁZAR

  • Última modificación de la entrada:16 de marzo de 2021

Francisco José Atienza Santiago.

Dice Andrés Calamaro en su canción “Maradona no es una persona cualquiera, es un hombre pegado a una pelota”, Maradona no era una persona cualquiera, tampoco un ejemplo como persona, no puede ser referencia para nadie por su forma de ser, pero si como jugador de fútbol, aquí fue único, irrepetible.

A las personas que somos aficionadas a este deporte, a la hora de escribir estas letras, son muchos los recuerdos que se amontonan de fútbol, de los hechos ocurridos durante mi juventud,  corrían mayo de 1990 y Alcázar rendía homenaje a su hijo predilecto, Manuel Delgado Meco, al que también le daban la insignia de oro al Mérito Deportivo, llegaba a Alcázar de San Juan  el equipo completo del Athletic Club de Bilbao y se paraba en la plaza de España a preguntar por la localización del hotel Don Quijote, era la una del mediodía y unos niños ensimismados salíamos del colegio Jesús Ruiz e íbamos de camino a casa, mirábamos atentamente a esos jugadores de la primera plantilla del equipo del Bilbao,  todos uniformados con traje de chaqueta,  que se sonreían al ver a esos jóvenes ojipláticos que no articulaban palabra al hecho que estaban viviendo, los jugadores  en su autobús de lujo de la época con una mesa entre los cuatro asientos, estaban acostumbrados a estos acontecimientos , el señor que preguntó,  muy agradable, incluso nos invitó a subir al autobús,  que por vergüenza declinamos tal propuesta.

Homenaje hijo predilecto Manuel Delgao Meco. Mayo 1990.

Por la tarde se celebraba un partido homenaje  a “Manuel Delgado Meco” en el campo que hoy lleva su nombre, para enfrentarse al Bilbao, se había organizado un encuentro con una selección de jugadores de la liga, como el portero Cedrún del Real Zaragoza, Alexanco central del FC. Barcelona,  Baltazar del Atlético Madrid, Camacho que jugó en el Real Madrid y que en aquella época  se había retirado y empezaba a ser entrenador de niños, como  bien nos contó él mismo, en una conversación que tuvimos en los vestuarios. En esta selección también había un jugador nacido en esta localidad Alcázar de San Juan, era  Recesvinto Casero  Úbeda, que jugó entre otros equipos en el Hércules de 1ª División. Este partido homenaje quedó marcado en mi memoria y acrecentó mi afición a este deporte.

En los años siguientes no faltaba a ningún partido del Gimnástico de Alcázar, en esos años estaba al frente de este equipo, el que fuera director deportivo y entrenador del Sevilla Joaquín Caparrós,  que fue uno de los encargados del origen de la actual Escuela de Fútbol de esta ciudad de Alcázar. En esta campaña de 1991-1992 se intentó apostar más fuerte desde el Ayuntamiento, haciendo una estructura deportiva más sólida en el Gimnástico de Alcázar. El Patronato Municipal de Deportes contrató, por este motivo, a Joaquín Caparrós, no sólo como entrenador para el primer equipo, sino también responsable y coordinador de la futura Escuela Deportiva Municipal. Tanto el Gimnástico como la población de Alcázar, hacían planes de futuro al contratar a este entrenador de nivel, para formar una cantera futbolística que hasta entonces no existía en la localidad. En la liga regular logró este mismo año disputar la primera fase de ascenso a Segunda División “B”, aunque no consiguió subir de categoría finalmente al equipo que por entonces militaba en la tercera división del fútbol español.

Al años siguiente, la nueva plantilla estaba compuesta por 20 jugadores y entre los nuevos fichajes estaban Alejandro Valiente y Alfredo, procedente del Conquense; Alfonso de las Heras, del Aranjuez; Miguel Ángel, del Daimiel; Juan y Ángel Vela, procedentes del Pedro Muñoz; y Corbacho, exjugador del Betis Deportivo. El presidente (Antonio Abengozar Fernández) declaraba en una entrevista a Canfali: “El espíritu del equipo es muy bueno, hay mucha camaradería, muchos ánimos de trabajo, muchas ganas de agradar y de luchar.

Con el cuarto puesto obtenido en la temporada anterior al Gimnástico, le daba opciones a disputar la Copa del Rey, Caparrós por entonces se había ido a la Unión Balompédica Conquense y Esteban Castellanos, que era el segundo entrenador del Gimnástico, pasó a ser el primero.

Sevilla. 30 de diciembre 1992.

En el otoño de 1992 los de Alcázar de San Juan superaron tres eliminatorias de Copa del rey,  a doble partido, contra equipos de superior categoría. Primero cayó el Toledo, que esa campaña ascendería a Segunda  A (1-0 y 1-3); luego el Valdepeñas, también de Segunda B (3-2 y 1-0, pasó el Gimnástico en los penaltis); y después el Eibar, de Segunda A (3-1 y 3-2), y llegando hasta la cuarta ronda, en la cual se enfrentó al Sevilla de Primera División.

El 2 de diciembre de 1992, el Sevilla F.C. visitaba Alcázar de San Juan con todas sus estrellas, excepto Diego Armando Maradona, que en aquella época militaba en sus filas. Vinieron jugadores como Unzúe, Conte o  Diego Pablo Simeone (actual entrenador del Atlético de Madrid) que aunque no jugó de inicio, si jugaría algunos minutos en la segunda parte del encuentro, en el campo de Alcázar de San Juan, e hizo el deleite de los jóvenes que estábamos allí, calentando durante bastante tiempo por la banda. Dirigidos por Carlos Salvador Bilardo (argentino campeón del mundo en 1986). El encuentro se decidió con un resultado de ida, esperanzador para el club local, a pesar de la diferencia de categoría, 0-2 a favor del Sevilla (goles ambos de Carvajal), aunque el Gimnástico desarrolló un fútbol superior al habitual, teniendo “Monti” varias ocasiones de gol. La alineación titular del Gimnástico de Alcázar fue López, Juan Vela, Rodri, Benito, Alejandro, Ángel Vela, Alfonso, Alfredo, Felipe, Parreño y Monti. Y la titular del Sevilla C.F. Monchi, (Ramón Rodríguez Verdejo, conocido como Monchi,  actual director deportivo del Sevilla F.C.),  Cortijo, Agu, Prieto, Diego, Del Campo, Bango, Pineda, Monchu, Carvajal y Losada. Esta fue la primera vez que un equipo de Primera División, jugó en competición contra un equipo de Alcázar. Antes lo habían hecho el Albacete y el Atlético de Bilbao, pero en partidos amistosos, nunca en competición oficial.

El 30 de diciembre de 1992 se jugó la vuelta, Esteban Castellanos optó por el clásico 4-4-2, haciendo solo un cambio en el once inicial que había jugado en Alcázar. Alejandro «Tarantini» estaba sancionado y Miguel Ángel entró en su lugar. Así pues, los elegidos fueron: López; Juan Vela, Ángel Vela, Benito, Rodri; Parreño, Alfredo (Quirós, 46) Alfonso (Miguel Ángel Ramos, 84), Miguel Ángel; Monti y Felipe. Cabe recordar que, salvo el madrileño López,  que en aquella época era el portero y capitán del equipo, todos los jugadores del Gimnástico, habían nacido en alguna localidad de Castilla-La Mancha. Los hermanos Juan y Ángel Vela, Benito, Felipe, Quirós y Miguel Ángel Ramos, en Alcázar; Rodri, en Tomelloso; Parreño, en Campo de Criptana; Miguel Ángel, en Daimiel; los también hermanos Alfredo y Alfonso, en Guadalajara; y Monti, en Villafranca de los Caballeros.

El Sevilla, mezcló titulares y suplentes, alineando a Unzué (Monchi, 46); Cortijo, Del Campo, Diego, Martagón (Carvajal, 58), Jiménez; Bango, Conte, Losada; Monchu y Maradona. En este partido Bilardo le había dado descanso a Simeone y Suker, pero sí juagaría Maradona,  haciendo el deleite de los aficionados, incluso en el calentamiento previo al partido, haciendo malabarismos con una naranja.

Al descanso el marcador era 1-0 con gol de Losada. En el segundo tiempo, cuando el Gimnástico empezó a acusar el cansancio, la balanza se desniveló. Monchu, marcó un «hat-trick» en un cuarto de hora y Maradona anotó el quinto cerca del final.

Al terminar el encuentro, la plantilla y aficionados de Alcázar, se fotografiaron con el astro argentino, que también tuvo el detalle de firmar a la prensa, algunos carteles anunciadores del evento hoy histórico, incluso el Sevilla tuvo el detalle de regalar una equipación a cada jugador del Gimnástico, que tras este partido volvió a la realidad de los campos de Tercera División, muchos de ellos de tierra. Este año el Gimnástico quedaría quinto en la liga. El club nunca lograría subir a Segunda B. De hecho, en 2015 desapareció ahogado por las deudas. Ahora el Gimnástico se llama Sporting de Alcázar y juega en la categoría de Preferente.

Twitter.@leonsfdo.25 nov 2020
Twitter. @JoaquinCaparros 25 nov 2020.

Esta noche de miércoles 30 de diciembre de 1992, fue la noche en la que Maradona jugó contra el Gimnástico de Alcázar, cabe recodar que Maradona tan sólo jugó 88 partidos en España (58 con el Barça y 30 con el Sevilla), y solo una vez, se midió a un equipo de Tercera división, un hecho histórico para Alcázar  y que hemos querido recordar en esta remembranza.

Twitter.@JoaquinCaparrós. 25 nov.2020
Francisco José Atienza Santiago.
Licenciado en Historia por la Universidad de Castilla-La Mancha, Facultad de Letras de Ciudad Real. Archivero Municipal de Alcázar de San Juan. Ha realizado  trabajos de investigación relacionados con la historia local y diversas publicaciones.
305 lecturas

Deja una respuesta