Nº 2 – 150 AÑOS DE CEMENTERIO
Diseño del cartel, Mª Ángeles Castellanos

Nº 2 – 150 AÑOS DE CEMENTERIO

  • Última modificación de la entrada:27 de enero de 2021

Pablo Pichaco García, Gema Cañas Romero y Fernando Meco Morales.

En la Villa de Alcázar de San Juan a veinte de Octubre de mil ochocientos setenta, reunidos, siendo las diez de su mañana, en la Sala Capitular, los Señores del Ayuntamiento, bajo la Presidencia del Señor Alcalde primero Don Andrés Mazuecos…”

Así da comienzo el Acta de inauguración  del cementerio civil de Alcázar de San Juan, al que asiste todo el Ayuntamiento y las autoridades del orden civil y militar. En primer orden se lee el reglamento de orden y administración interior del cementerio y después se da paso a la pronunciación de dos discursos, un por el Alcalde y otro por el Diputado de las Cortes Constituyentes Don José Antonio Guerrero Sardeña, leyéndose también una carta remitida desde Madrid de Don Tomás Tapia, natural de Alcázar de San Juan y catedrático de la Universidad  Central, representado un fiel reflejo del espíritu de modernidad de la época. 

Se edifica a extramuros de la ciudad, y consta de un edificio a la entrada dividido en dos partes separadas por la puerta principal. Una parte destinada a depósito judicial y sala de autopsias, y la otra para vivienda del guarda-enterrador. Dejamos atrás los cementerios de San Juan (en la parroquia de Sta. María) y el de San Sebastián (parroquia de Santa Quiteria), ya que ambos no contaban con la capacidad suficiente para el número de fosas que la ciudad necesitaba, además se encontraban dentro de la ciudad y eso no cumplía con las normas de salubridad dictadas por Carlos III en la Real Cédula de 1787 en la que se prohibía las inhumaciones en las Iglesias salvo para los prelados y religiosos.

Recreación de la antigua entrada del cementerio civil dibujada por José Luis Samper. 1980.

El cementerio, según el reglamento aprobado en régimen interior, tenía un carácter puramente civil, el cual supuso un motivo de disputa con el clero, aunque el reglamento claramente autorizaba la bendición de sepulturas de las personas católicas, aprovecharon la reacción política producida en 1875, consiguiendo que fuese declarado católico el 26 de Diciembre del mismo año, habilitando un espacio contiguo y separado para enterrar a las personas que no pertenecían a la Iglesia Católica, cumpliendo así con las disposiciones vigentes. A este espacio se accedía por la reja situada en la parte izquierda, que se coloca en 1883, cuando se realiza el paseo del cementerio, y se plantan  unos árboles que creaban un espacio para la conducción de cadáveres, ya que sólo se encontraba el camino de la carretera de Manzanares. El cementerio estuvo divido hasta 1979, que se derrumba la pared que los separaba.

En la fachada nos encontramos con el pórtico de entrada en el centro, y a los lados sendos pabellones con habitaciones, el de la derecha albergaba la sala de Juzgado y autopsias y una pequeña habitación para guardar los útiles de las operaciones. En el pabellón izquierdo una pequeña vivienda destinada al conserje.

Los panteones y sepulturas más antiguos en su mayoría son neogoticistas o modernistas. Podríamos distinguir varios grupos diferenciados: las tumbas en forja (f. del XIX y p. XX), la arquitectura de hierro (últimos del XIX), y los diferentes estilos como: modernismo, neogoticismo y neoclasicismo (primera mitad del siglo XX), Eclecticismo y Racionalismo, que inundan todo el camposanto alcazareño.

Encontramos una gran cantidad  de elementos  que no sólo cumplen una función ornamental, sino que también nos transmiten un mensaje simbólico. Así podemos encontrar relojes alados (tempus fugit), calaveras, antorchas, rosas, columnas rotas, ramas de Olivo, Coronas… La gran mayoría expresan un sentido de protección, de amor, de acompañamiento al más allá, de paz, simbolización de la vida eterna,  y en los que también muchas de éstas representaciones nos llevan a la simbología masónica de finales del siglo XIX. Pero no sólo los ornamentos nos hablan de ello, también la botánica juega un papel fundamental: cipreses, acacias, siemprevivas, y muchas de las flores y vegetación, que  nada parece estar ahí por azar, todo cumple una función.

Recreación puerta del Cementerio José Luis_Samper. 1980.

Respecto a la disposición de la instalación el interior del cementerio se divide en cuatro zonas (cuarteladas) delimitadas por paseos y destinadas a los diferentes tipos de enterramientos (generales para los familiares que no podían comprarlas; y particulares para los que sí las adquirían).

Todo el perímetro interior junto a los muros se destinó a panteones que, lógicamente, eran comprados por las familias más pudientes de la localidad.

Desde su inauguración se denominó Cementerio Civil de  Alcázar de San Juan; posteriormente en 1888, se construye un cementerio anexo hacia el sur que pasa a ser el nuevo cementerio civil, pasando el inaugurado en 1870 a denominarse Cementerio Católico de Alcázar de San Juan. Ambos cementerios están separados físicamente por un muro hasta el año 1978 en el que se derriba dicho muro y pasa todo a denominarse Cementerio Municipal.

Desde sus comienzos, la actual necrópolis ha sido ampliada en cuatro ocasiones 1920, 1940. 1960 y 2000. La primera y tercera ampliación hacia el oeste y la segunda y cuarta hacia el sur de la ciudad. En 2008, se construye en una zona del Cementerio dedicada a Osario anexa a las dependencias judiciales, el actual Crematorio.

En cuanto a unidades de enterramiento, actualmente cuenta con 10.000 sepulturas, 650 panteones, 240 nichos y 40 cinerarios (situados en dos columbarios).

El número total de enterramientos realizados ronda los 40.000 a noviembre de 2020. En la actualidad la media anual de enterramientos es de 260 aproximadamente, a lo que habría que sumar un 15 por ciento más de incineraciones.

Es reseñable que tanto las costumbres de la ciudadanía, como las formas de enterramiento han ido cambiando como toda la sociedad en general. Se ha pasado de un 95 por ciento de enterramientos en sepulturas de tierra a realizar el mismo porcentaje en sepulturas con bóveda fabricada de ladrillo, o incluso, prefabricadas de hormigón. La asistencia presencial a las aperturas de sepulturas y reducciones de restos han ido decreciendo poco a poco hasta ser prácticamente inexistentes en la actualidad. Este descenso también se ha producido en cuanto a la asistencia a los entierros debido, probablemente, a la existencia de los tanatorios en la ciudad (el primero fue inaugurado en 1990).

            Acorde con los tiempos, en la actualidad el Cementerio cuenta con un archivo totalmente informatizado desde 1870 hasta la actualidad, y dispone de las más innovadoras medidas de seguridad y salud laboral para los operarios del Servicio.

Invitamos al lector a recorrer nuestro cementerio con un punto de vista histórico, artístico, simbólico, algo de conocimiento y mucho de reconocimiento tanto a las personas que lo hicieron posible, como a los que allí descansan. Son los vecinos que nos precedieron. Una forma diferente de conocer una parte muy importante de nuestra historia y su legado. Siempre con un profundo respeto y el recuerdo de nuestros seres queridos.

Pablo Pichaco García.
Biólogo, educador y divulgador ambiental, experto universitario en interpretación del territorio. Realiza estudios de seguimiento de entomofauna de la Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda y, es concejal de Medio Ambiente, Parques y Jardines, Cementerio, actividades funerarias y movilidad sostenible.
Gema Cañas Romero.
Licenciada en Historia del Arte, fue becada en 2006 por el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan y realizó la catalogación de panteones con interés artístico e histórico del cementerio de Alcázar de San Juan, siendo  guía en las noches del Patrimonio del cementerio. Miembro de la Comisión de Festejos e integrante del “Mono Sin Pelo”. http://www.elmonosinpelo.com/
https://www.facebook.com/El-Mono-Sin-Pelo-arte-y-espect%C3%A1culo-546872865357381/?ref=hl
https://instagram.com/elmonosinpelo?igshid=1a39s8w1qetym
Fernando Meco Morales.
A los 14 años ingresó en la extinta escuela de aprendices de MACOSA, hasta los 16 años. Posteriormente, siguió con sus estudios en el I.E.S. Juan Bosco de  Alcázar de San Juan hasta los 19 años que  ingresó en el Ayuntamiento como funcionario, en el cargo de conserje del cementerio, puesto que sigue desempeñando  en la actualidad.
Diseño del cartel del 150 Aniversario del Cementerio, Mª Ángeles Castellanos.
439 lecturas

Deja una respuesta