Nº 2 – ANTONIO FERNÁNDEZ MOLINA
El regreso. 68 cm. x 88 cm. Mixta_ tabla.

Nº 2 – ANTONIO FERNÁNDEZ MOLINA

  • Última modificación de la entrada:27 de enero de 2021

María Reguillo Moreno.

Antonio Fernández Molina nace en 1927 en Alcázar de San Juan, y con tan solo ocho años se traslada a Guadalajara, donde realiza sus primeros estudios. En 1945 comienza sus colaboraciones en el periódico local Nueva Alcarria, en el que, en su columna Veleta al viento trata aspectos del arte y la literatura más vanguardista, de la que absorbe el carácter multidisciplinar que le acompañará hasta el final de sus días. Por este motivo, Antonio Fernández Molina es considerado el “artista total” que, como muestra en sus escritos, es capaz de saltar las fronteras establecidas y sumergirse en las infinitas facetas del arte: la pintura, el ensayo, el poema, la crítica, el cine, el teatro…

En sus andanzas destaca la participación en el cine-club Vino y pan, en la que  organiza entre otras cosas, el primer happening de España con la escenificación del entierro de Velázquez por las calles de Guadalajara, y donde cosecha una importante amistad con Camilo José Cela, para el que trabajará como secretario de redacción de Papeles de son Armadans en 1964 en Mallorca.

Sus estudios de magisterio en Madrid, le permiten ahondar en el Postismo y trabajar para revistas de este talante como ‘Deucalión’ o ‘El Pájaro de paja’,  hasta fundar en 1951, la revista de poesía Doña Endrina, en la que participan personajes como Gregorio Prieto, Chicharro, Ory, Crespo, Francisco Nieva, Laguardia, Mathias Goeritz, Celaya o Miguel Labordeta, con quién más tarde trabaja en la revista Despacho literario.

En 1952, Molina publica su poemario titulado El cuello Cercenado y expone su colección de dibujos en el Club de Prensa de Madrid, dirigido por Ramírez de Lucas. Un año más tarde publica Biografía de Roberto G y Una carta de barro, que le facilitan la inclusión en la Antología poética del siglo XX (organizada por Enrique Azcoaga en Argentina) y multiplicar sus colaboraciones en revistas literarias Hispanoamericanas, sirva de ejemplo la edición de su libro mini relatos En Cejunta y Gamud (Venezuela, 1969).

En definitiva realiza una singular obra tanto en narrativa (Un caracol en la cocinaEl león recién salido de la peluquería), como en poesía (recopilada en tres tomos de Poesías completas), el ensayo (la Generación del 98,  Salvador Dalí, la obra literaria de Pablo Picasso..) y el teatro (El deseo atrapado por la cola) en el que plasma su concepción del humor a partir del estudio de la Patafísica, siendo nombrado en París, en 1999, socio honorífico del Club de los Patafísicos.

En 1964 recibe el Premio Ciudad de Palma de Poesía por su libro Jinete de espadas y ejerce de crítico de arte en la Vanguardia y en el diario de Mallorca difundiendo sobre todo, la obra de los artistas que como él, compaginan la literatura con la plástica.

De mano de Miró, se inicia en las artes gráficas y comienzan sus exposiciones por Palma y Barcelona, destacando su 1ª exposición individual en la Sala Libros de Zaragoza en 1972, en la que destacaba su particular sentido del color, ligado al arte infantil o naif.

Desde 1975 y hasta su muerte, reside en Zaragoza, asumiendo el papel de dinamizador cultural: funda revistas literarias como Almunia, El pelo de la Rana o Laberinto; elabora su libro Humo de pensamiento y sueño (por el que obtiene el premio San Jorge de Poesía en 1980); organiza la 1ª Semana de Aragón en Nueva York y publica en 1999 el primero, de los tres volúmenes  que forman La Antología poética en la editorial Libros del innombrable.   

Como artista plástico destacar sus exposiciones en la Galería Juana Mordó (1979); la exposición Trayectorias (1980), la itinerante por Iberoamérica y la del Palacio de la Aljafería en 1988.

En el 2003 coincidiendo con sus 50 años en la poesía, se producen varios homenajes a su persona entre Zaragoza y Madrid. Se publica la antología de relatos  La vida caprichosa, se estrenan piezas de teatro y como colofón al homenaje Arrabal da una conferencia multitudinaria en el Museo Reina Sofía, con el título: A. F. Molina, Genio. En 2005 se presenta su candidatura a los premios Príncipe de Asturias, pero fallece ese mismo año, sin olvidar que nombrado hijo predilecto de Alcázar de San Juan, su localidad natal.

María Reguillo Moreno.
Natural de Alcázar de San Juan, licenciada en Historia del Arte por la UCLM y doctorando del departamento de Arte Contemporáneo con la Tesis Doctoral «AFM la plástica y la teoría», lo que le ha permitido profundizar y analizar la vida y obra del artista en el libro «El universo creativo de Antonio Fernández Molina», y participar en revistas como “Campos de Agramante”. Sin olvidar otras publicaciones tales como «Ornamento Urbano. Ciudad Real escultórica» o «El arte franquista en Ciudad Real».
366 lecturas

Deja una respuesta