Lee más sobre el artículo Nº 6 – LA TÚNICA DE LA REINA
EVOLUCIÓN DE LA TÚNICA

Nº 6 – LA TÚNICA DE LA REINA

Javier Calamardo Murat.En mayo de 1858, el paso de Isabel II por la estación de ferrocarril de Alcázar de San Juan fue aprovechado por D. Fernando Romero, capellán de la iglesia de la Santísima Trinidad, para manifestar a la Reina el deplorable estado en que se encontraba la túnica de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Se buscaba una simple ayuda económica por parte de la Casa Real, pero la respuesta superó con creces lo esperado, pues unos días más tarde, la Camarera Mayor de Palacio, Dª. Rosalía Ventimiglia y Moncada d'Aragona, se puso en contacto para pedir las medidas de la…

Sin comentarios
Lee más sobre el artículo Nº 5 – Cartas a Musulen – TRENES BAJO LA LLUVIA. EL ARTE DE LA DESAPARICIÓN EN LA ESTACIÓN DE ALCÁZAR DE SAN JUAN (septiembre de 1891).
Cabecera de la edición de El Heraldo de Madrid del 13 de septiembre de 1891, Hemeroteca Nacional de España.

Nº 5 – Cartas a Musulen – TRENES BAJO LA LLUVIA. EL ARTE DE LA DESAPARICIÓN EN LA ESTACIÓN DE ALCÁZAR DE SAN JUAN (septiembre de 1891).

Ldo. Bernardino de Zárate. Una nueva corporación municipal se constituía en las Casas Consistoriales de Alcázar de San Juan el 1 de julio de 1891. En aquella misma sesión se iba a hacer público el nombramiento, de acuerdo a la ley municipal, de uno de los concejales que había sido verificado tras las pasadas elecciones del mes de mayo, al abogado Vicente Jaén Giménez. Iba a asumir de nuevo la presidencia del consistorio, esta vez para el bienio 1891-1893 que se acababa de abrir. Y Vicente Jaén Giménez iba a aceptarla sabiendo que contaba con el apoyo total de aquel…

Sin comentarios
Lee más sobre el artículo Nº 5 – Remembranzas – ULTRAMARINOS FINOS
Interior de ultramarinos finos. Sobrino de Damián años 60.

Nº 5 – Remembranzas – ULTRAMARINOS FINOS

Justo López Carreño.SOBRINO DE DAMIÁN. Un modelo de venta diferente.Estas descripciones hacen referencia al local del negocio de Ultramarinos Finos “Sobrino de Damián” que regentó mi padre, Justo López Parra -El Jaro-, durante el periodo entre 1956, cuando decidió retirarse del fútbol profesional y comprárselo a su tío político Damián Calcerrada, quien, a su vez, lo había adquirido del antiguo comerciante de coloniales Eugenio Santos, hasta 1987 cuando se vio obligado a renunciar a sus derechos como inquilino presionado por los nuevos propietarios del inmueble que anteriormente perteneció a la familia Pastor.  Interior ultramarinos finos. Años 50. A la tienda acudían…

Sin comentarios

Fin del contenido

No hay más páginas por cargar